Consejos de alimentación saludable contra el síndrome posvacacional

La mayoría de nosotros hemos vuelto ya de vacaciones, todavía habrá algún afortunado que tenga algunos días en septiembre. Pero hoy, desde Cómo viajamos os queremos hablar de cómo volver de las vacaciones sin sufrir síndrome posvacacional y comenzar nuestro trabajo con energía. La solución está al alcance de todos: una alimentación saludable.

Vencer a síndrome posvacacional con una alimentación saludable

Volver a trabajar nos afecta al estado de ánimo y a nuestra energía, sobre todo porque lo hacemos después de unos cuantos días de descanso que quisiéramos no terminar. Pues en los alimentos saludables tenemos un buen aliado.

Prueba con los lácteos, los cereales integrales o el cacao para ganar a la desgana. Todos estos alimentos tienen algo en común: el triptófano. Es un aminoácido esencial, es decir, que tenemos que ser nosotros los que se lo administremos a nuestro cuerpo. Será nuestro gran aliado para superar estos primeros días.

Otros alimentos que lo contienen son los plátanos, los huevos o las nueces.

nueces para el síndrome postvacacional

Luchar contra el cansancio

Este puede ser el gran objetivo a batir durante los primeros días de nuestra reincorporación al trabajo. Necesitamos superar el cansancio que también acumulamos en unas ajetreadas vacaciones.

Para ello, es esencial el magnesio. Estimula la producción de insulina y es básico para la respuesta muscular, sus contracciones y relajaciones. Con él ayudamos a combatir la fatiga y el cansancio, dos de nuestros peores enemigos en el nuevo arranque de temporada.

Aunque a través de la alimentación obtenemos este mineral esencial, podemos darnos un extra con alimentos como las legumbres o los frutos secos. También cabe recordar que el cacao en polvo o las verduras de hojas verdes también pueden hacernos obtener magnesio.

cacao polvo síndrome postvacacional

Calidad del sueño

Por supuesto que para que el cansancio no aparezca, la calidad de nuestro sueño es algo fundamental. Si no dormimos bien o las horas suficientes, vamos a achacarlo durante el resto de la jornada, por lo que no rendiremos bien e iremos acumulando cansancio para el resto de la semana.

Para ayudarnos a conciliar un sueño reparador existen alimentos que debemos añadir a nuestra lista de la compra. Por ejemplo: tomates, cerezas, plátanos, maíz o avena, también arroz o nueces. Y, ¿por qué? Pues porque todos estos alimentos tienen un elemento común: la melatonina.

Con ellos, podremos combatir los trastornos del sueño, más frecuentes que nunca a la vuelta de vacaciones, cuando toca volver a acomodar nuestros horarios a nuestras obligaciones del día a día.

La ansiedad a raya

Como último consejo alimentario, hablaremos de la ansiedad. El gran enemigo en esta y en todas las épocas de nuestro trabajo. Sobre todo, en los momentos de picos más altos de trabajo. Aquí la solución está en la vitamina C. Así que habréis adivinado que la fruta es nuestra gran aliada en este caso. Aquellas que tengan más vitamina C, mejor. Por ejemplo: la naranja, las fresas, el kiwi o la papaya… y mantendremos a raya a la ansiedad.

síndrome postvacacional

Alimentación saludable y ejercicio físico para vencer al síndrome posvacacional

Y no vamos a olvidar que todos estos consejos sobre alimentación saludable deberían ir parejos a la realización de ejercicio físico. No hace falta que sea excesivo y ni si quiera es necesario el gimnasio si no hay tiempo o no está entre nuestras preferencias. Siempre hay pequeñas actividades diarias que también son ejercicio y que podemos intentar hacer:

  • Ir andando al trabajo, siempre que nos sea posible.
  • No usar el ascensor. Las escaleras le vienen mejor a nuestro cuerpo.
  • Hacer la compra cada pocos días para realizar el recorrido andando.
  • Y las tareas de la casa, mejor sin electrodomésticos, para realizar nosotros el ejercicio más intensamente.
  • Si además podemos complementarlo con un paseo a paso rápido de unos 30 minutos, muchísimo mejor.

 

Con estos consejos de alimentación saludable y ejercicio físico, la vuelta de nuestras vacaciones será menos dura y nuestro cuerpo se acostumbrará a la nueva rutina mucho mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *